La II Eboracup, para los herederos de Messi, Iniesta y compañía Destacado

Información adicional

  • Brown: tbg-brown

De los dieciséis equipos que desfilaron en la multitudinaria gala inaugural, las expediciones del FC Barcelona, Valencia y Rayo Vallecano partían con todos los números para ocupar el podium final del torneo. El nivel de las canteras de los equipos de Primera División ha bastado para que éstos ocuparan al final los puestos de honor de la Eboracup. Una competición caracterizada por la deportividad y el buen ambiente reinante entre todos los equipos y con un colorido en las gradas al que han contribuido las aficiones de los diferentes clubes representados en el Diego Mateos Zarra de Talavera de la Reina.

Tras un primer día en donde se disputó la fase de grupos, los equipos quedaron enmarcados en dos fases, final y de consolación, que llenaron de emoción la segunda jornada del torneo. Así, Illescas comandó el grupo de equipos que se jugaron la consolación, por delante de UD La Poveda, a la que venció en el encuentro final por cuatro tantos a cero.

En lo que se refiere a los equipos talaveranos, Ademar no pudo lograr ninguna victoria; aunque los chicos del colegio Maristas derrocharon ganas y empeño. Por su parte, la Escuela del CF Talavera y el equipo anfitrión, CF Talavera, no tuvieron suerte en sus cruces de cuartos de final teniéndose que enfrentar a FC Barcelona y Valencia respectivamente; aunque ambos equipos consideraron como un auténtico premio el haberse podido enfrentar a dos de las mejores canteras del fútbol nacional.

Así las cosas, el FC Barcelona no tuvo problemas para deshacerse en semifinales de su rival, un sorprendente Escuela Morala que se coló en el cuadro de honor final del torneo. Sin lugar a dudas, la semifinal más interesante la depararon los alevines del Valencia y del Rayo Vallecano, aunque los chicos de Vallecas terminaron cediendo por un claro cinco a uno; el equipo franjirrojo, finalmente, se alzaría con el tercer puesto del torneo al derrotar en el partido por el tercer y cuarto puesto a los chicos de Navalmoral de la Mata.

Se llegaba así pues a la final esperada por todos; un duelo de Primera División para poner el broche de oro a una exitosa edición de la Eboracup. Una final en la que el Barça no dio opciones al Valencia y, en una primera parte intensa de juego y ocasiones, dejó decantada la final cuando se llegaba al descanso. Un equipo, el barcelonista, que desplegó un juego muy similar al de sus hermanos mayores; un toque preciso, mucha posesión, constantes desmarques e intercambios de posiciones y un elevado poder goleador.

Visto 1528 veces Modificado por última vez en Jueves, 30 Mayo 2013 18:03